viernes, agosto 30, 2013

México como estereotipo periodístico

"Me agradó ver una noticia en la prensa donde México es más que jueces corruptos y narcos ultra-violentos"

Esta mañana leí las noticias de Bing News, la aplicación de Windows 8 que genera una interface de periódico impreso con fuentes de información definidas por uno mismo. La cobertura de información internacional incluía una nota con el título "Cartel man held over mass killings" (Miembro de cartel detenido por asesinatos en masa). El reporte, de la agencia AP, inicia así: 

"La policía mexicana ha capturado a un supuesto lugarteniente del cartel de Sinaloa, acusado de participar en el asesinato de más de 350 personas encontradas en fosas comunes durante el 2011". 

Más que la noticia, lo que capturó mi atención en un primer momento fue su acomodo gráfico o "puesta en página". Imaginé que para un lector que conoce la bandera de México, independientemente de su nacionalidad, bastaría hacer la asociación de la bandera con el encabezado para darse una idea del contenido de la nota. Otra dinámica de lectura, para quien desconoce la bandera, involucraría leer el encabezado y el primer párrafo, que tiene una sola oración. 

En la era digital, la escasez de tiempo y la abundancia de información demandan que el periodismo se diseñe para su consumo en unos segundos. Traducido al caso del reporte en cuestión, podría resumirse en la ecuación "Bandera de México = violencia y narcotráfico". ¿Para qué molestarse en leer más?

Lo que me parece interesante es que el periodismo contemporáneo ha hecho de la información un elemento secundario, lo importante es el producto y su plataforma. Con Bing News, lo que importa es reproducir una experiencia de lectura similar a la del periódico moderno, que ofrece una experiencia visual equilibrada y un contenido más o menos definido por el lector. 

Así pues, las formas y métodos de distribución del periodismo digital dan pie a narrativas dinámicas, donde lo nuevo interactúa con lo que ya existía. La cobertura de la prensa internacional de México es en este contexto un ejemplo claro. En el pasado, las noticias de México reproducidas por la prensa internacional, eran las de un país con sombreros, bigotes, tequila, y abundantes lugares para comer bien y vacacionar. 

Actualmente, la información de México parece ser mucho más abundante y además de lo tradicional se suman las referencias al narcotráfico, a la violencia extrema, la ineptitud de funcionarios públicos y cuando los hay, a los desastres naturales. Para reforzar esta apreciación está la cobertura de este día en Bing News, que además incluye un reporte de Sky.com con video de un juez que se lio a golpes con sus colegas en el estado de Morelos

Podría pensarse que como periodista que soy, estoy entrenado para ver malas noticias y para ignorar las que podría considerarse como buenas. Pero no es así. Como mexicano fuera del país, también estoy entrenado para poner atención a cuestiones relacionadas con mi país de origen. De hecho, hace poco más de un mes leí, precisamente en Bing News, que científicos de la UNAM generaron un modelo para medir la energía producida por Usain Bolt al batir el récord de los 100 metros

Desafortunadamente, en este caso, la mención a "investigadores mexicanos" ocurre hasta el tercer párrafo del reporte, aunque debo aceptar que me agradó ver una noticia en la prensa donde México es más que jueces corruptos y narcos ultra-violentos.






jueves, octubre 18, 2012

El dilema de una cucaracha muerta

En camino al bote de basura
Con una cucaracha viva no hay dudas, hay que perseguirla frenéticamente y aplastarla. Si se quiere evitar que el jugo del bicho quede en el zapato, hay que barrerla con el pie hasta echarla a un lugar donde sea el problema de alguien más. Pero con una cucaracha muerta la cosa es más complicada. En mi casa actual es más común encontrármelas así. Para obsesivos con el orden es imposible permanecer indiferente a un cadáver invertebrado. Por lo general, uso el recogedor para echarlas al bote de basura, pero temprano en la mañana es lo último que se quiere hacer, además que esto significa volver a lavarse las manos. ¿Pero quién puede concentrarse en las noticias del día cuando hay la posibilidad de que un bicho zombi te camine sobre el pie? ¿Quién puede tomar el café con pan tostado de la mañana con una cucaracha muerta al costado?

miércoles, octubre 17, 2012

El sexo opuesto que se insinúa en Facebook


La sugerencia de nuevas amistades, abajo de la publicidad
A menudo cuando navego en la coladera de tiempo que es Facebook fluyen en la sección de "gente que quizás conozcas" imágenes de mujeres hipersensuales que desconozco. No sé si en el caso de las mujeres esto ocurra a la inversa, con fotografías de hombres atractivos que pueden sumarse al horizonte de sus posibilidades con un simple apretón al ratón. El caso es que esta disponibilidad de sujetos atractivos que de repente se hacen presentes en la pantalla personal, vienen posicionados sobre el área de la pantalla en la que corre la publicidad de Facebook. ¿Estrategia o accidente? Mi malicia se inclina por la primera opción. De cualquier forma, alguien debería explicarle a Facebook que es poco ético tentar a la gente, y quizás ineficiente al menos en México, donde la inseguridad hace improbable que la gente vaya por la vida dando acceso a su vida personal a cualquier extrañ@, sin importar la fotogenie, escasez de prendas, o lo sugerente de las posturas.

viernes, octubre 05, 2012

¿Regocijo en el sufrimiento de Moreira?

Esta mañana leí sobre el asesinato del hijo primogénito del ex gobernador de Coahuila y no pude recordar ningún otro caso en el que la guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón hubiera golpeado directamente a un personaje cercano a las esferas del poder político. Quizás sí lo haya, pero el asunto es que, más bien pensé en todos las madres y padres que en años recientes, han perdido a un ser querido debido a la política anti-narcóticos de Calderón. Para ellos, no hubo la solidaridad de la clase política ni de las instituciones, que ahora vemos en el caso Moreira.

En lo personal, no sentí ninguna simpatía por Moreira, el ex-gobernador, y no pude más que recordar aquel periodo de la administración de Felipe Calderón, cuando la postura oficial era insinuar que las víctimas de la guerra contra el narco provenían de las filas del crimen organizado. Lo que me lleva a pensar que, más allá de lo que estamos dispuestos a decir en público, hay un cierto regocijo colectivo (aunque silencioso) en el sufrimiento de Moreira, lo que infiero única y exclusivamente del silencio sobre el tema de mis contactos en Facebook.

¿O soy el único que se siente así?

miércoles, julio 11, 2012

El peso del voto migrante


La baja incidencia del voto en el extranjero nos dice que la diáspora mexicana rechaza el sufragio como una forma de hacer ciudadanía

Votar, para "ser parte"
(Mexicopolis) Julio 11 - El resultado de las elecciones del 1 de julio hubiera llevado a la presidencia a Josefina Vázquez Mota si el resultado fuera determinado por los mexicanos en el extranjero.

Con 42.17% de los votos para el PAN, 39% para Andrés Manuel López Obrador y 15.62% para el PRI, según el conteo del IFE, las preferencias electorales de los emigrantes se distinguen claramente de las expresadas por los mexicanos que habitan en territorio nacional.

A menudo se dice que la diáspora mexicana es anti-priísta, porque guarda una memoria de los gobiernos del PRI como los responsables de las condiciones de pobreza que en primer lugar los motivaron a dejar su país. De lo anterior aquello de que “los migrantes votan con los pies”.

Ciertamente, para efectos prácticos, el voto migrante fue insignificante, considerando que (al igual que en el 2006), el total de personas que votaron en ausencia (40,714) representaron menos del 1% de los 4.2 millones de electores potenciales.

Si se toma la cifra invertida para promover el voto de los migrantes en el 2006, de 270 millones de pesos, el costo este año sería de $6,632 pesos por sufragio, aunque es un hecho que en esta ocasión la inversión fue muy superior dado que los costos del registro de electores (a diferencia del 2012) corrió a cargo del IFE. Y uno puede preguntarse, ¿vale la pena?

La respuesta es un rotundo “no” si se hace una lectura desde el número de participantes en la elección. Por el otro lado, la respuesta es un “sí” del IFE, que ve el voto migrante como una “ampliación de los derechos… equivalente a la que concedió el voto a la mujer” en 1953 (IFE., p. 1).

Una lectura menos lineal, sin embargo, nos pide reflexionar en términos que van más allá de derechos y obligaciones hacia un estado nacional. Si nos atenemos al IFE, la calidad ciudadana de los migrantes se mediría por su cantidad de sufragios.

Como es bien reconocido, sin embargo, los mexicanos en el exterior participan de formas diversas y esenciales en el destino del país. El ejemplo inmediato es el de las remesas, que además de aportar estabilidad macroeconómica aseguran la alimentación y educación de millones de hogares y niños (Alcaraz, Chiquiar & Salcedo, 2010).   

Aunado a las formas materiales de estar presentes, la migración involucra a menudo subjetividades a través de las que se experimenta el país de origen de manera distante, una observación que se deriva de un proyecto de investigación en progreso que estudia los comentarios en foros de noticias en línea.

Como botón de muestra está el comentario de “bandidox”, un mexicano residente en San Diego, quien ante reportes de que un hombre de Ciudad Juárez fue apuñalado por denunciar a unos policías que lo secuestraron, escribió lo siguiente:

En serio que es el colmo de la impunidad, ya estoy hasta la madre de tanta injusticia y que el ciudadano común esté en manos de estos delincuentes. Los industriales tienen que asociarse con la gente y unir fuerzas para combatir a estos desvergonzados cobardes”.

Como la anterior, hay un sinfín de reacciones similares ante el flujo constante de reportes que muestran a México como un país en el que la población parece indefensa ante las condiciones de inseguridad, violencia, corrupción e impunidad que se narran desde los medios de comunicación.

El asunto es que la ciudadanía, más allá de derechos y obligaciones, se practica también de manera distante, a través de transacciones concretas, pero también de emociones como el enojo, de la necesidad que se siente por hacer algo para cambiar una realidad que se vive de manera distante.

De lo anterior mi opinión, en el sentido de que la baja participación electoral de los mexicanos en el extranjero es una forma de decir no a figuras de participación cívica impuestas desde arriba.

jueves, junio 07, 2012

Votar por AMLO, una apuesta por un México más ciudadano


 
Este texto se resume en lo siguiente: Decidir por quién votar requiere elevarnos por  encima de nuestra experiencia y perspectiva individual. Sólo entonces votar por AMLO  adquiere sentido. Me explico.

Me entusiasma poco la idea de un México gobernado por Andrés Manuel López Obrador. Su  discurso es obsoleto, carente de propuestas y proyectos, refleja a un hombre necio e  indispuesto al dialogo. Hay muchas cosas que están mal con AMLO y con el PRD, pero si lo pensamos con una perspectiva pragmática y de largo  plazo, en el escenario electoral que tenemos esta es la única opción auténtica para  quienes el futuro de México es tan importante como sus opiniones, convicciones,  creencias, e intereses personales.

Aquí por supuesto, puede decirse que el futuro de México significa diferentes cosas  dependiendo de quién y desde dónde se mire. Por eso sugiero plantear el futuro en  términos de un país para todos, no para un partido en el poder y sus redes de  actividad humana, con todo lo que eso significa en términos de exclusión para el resto de los que no  pertenecen a ese entramado.

Puede visualizarse un futuro incluyente, plural, y justo, para todos, en un país  cuyas ciudades y ámbitos rurales ofrezcan condiciones básicas para la ciudadanía, es  decir, para que todos podamos actuar como ciudadanos. No sólo como madres, padres,  hermanos, católicos (o de otra religión), trabajadores de una oficina gubernamental,  empresarios, deportistas, miembros de un partido político, estudiantes, artistas, ciclistas, automovilistas, etc., sino  como ciudadanos. La idea es que ser ciudadanos significa ser todo lo que somos, sin  que lo que somos, se convierta en un problema para los demás.

Un entendimiento básico de ciudadanía se aterriza a la conceptualización fundamental  de T.H. Marshall. En su libro Ciudadanía y Clase Social (1950) descompone la  ciudadanía en tres partes o elementos, la civil, política y social. El civil,

"Se compone de los derechos necesarios para la libertad individual de la persona,  libertad de expresión, pensamiento y fe, el derecho a poseer propiedad y a concluir  contratos validos, y al derecho a la justicia. Este último es de un orden distinto a  los otros, porque se refiere al derecho de defender e invocar todos los derechos que  a uno le corresponden en términos de igualdad en relación a los otros y por mediación  de un debido proceso legal” (p. 8).

El aspecto político se refiere al derecho de “participar en el ejercicio del poder  político, como miembro de una entidad investida con autoridad política o como un  elector de los miembros de dicha entidad. Las instituciones correspondientes son el  parlamento y los gobiernos locales (municipios)” (Ibíd.). Y por elemento social  Marshall identifica un

“Amplio abanico de derechos, desde el referente a un mínimo necesario de bienestar  económico y seguridad (corporal), hasta el derecho a ser partícipe en el conjunto del  patrimonio social y a tener la vida de un ser civilizado de acuerdo a los estándares  prevalentes en la sociedad. Las instituciones más cercanamente conectadas a este  elemento son el sistema educativo y de servicios sociales” (Ibíd.).

El asunto pues es que el PRI y el PAN, con las oportunidades de gobierno que han  tenido, no se han acercado ni un poco a generar las condiciones para la ciudadanía  que se pueden extrapolar a la realidad mexicana desde la definición teórica. La  apuesta a futuro es que una presidencia de AMLO, en la que seguramente carecerá  de una mayoría de control en el Congreso que le permita imponer la voluntad mesiánica  que probablemente sí le caracteriza, sería una oportunidad para que los ciudadanos  sigamos ganando más espacios. Esto, definitivamente y por razones obvias, no va a  ocurrir bajo una presidencia del PRI o del PAN, donde la violencia, el nepotismo y la corrupción, seguirán coloreando nuestra realidad cotidiana.

Hay que desprendernos de lo que somos, si lo que somos nos distancia de contribuir a  un espacio de ciudadanía. Si somos capaces de hacerlo, entonces veremos con más  claridad la razón por la cual debemos votar por AMLO.

sábado, mayo 19, 2012

La correlación del "efecto anti-Peña" y el "efecto pro-Josefina"


El episodio del 11 de mayo en el que decenas de alumnos de la Universidad Iberoamericana prácticamente “echaron” a punta de abucheos al candidato presidencial del PRI del campus de Santa Fe en la Ciudad de México ha moldeado el carácter del debate público sobre el actual proceso electoral. El asunto evidencia un proceso de maduración ciudadana (manifiesta a través de los estudiantes) que ha abierto de inmediato varios escenarios que obstaculizan el proyecto de las poderosas cúpulas políticas y empresariales para instalar en la presidencia a Enrique Peña Nieto (EPN). Estos frentes se identifican, por ejemplo, en las manifestaciones estudiantiles (p.ej. YO SOY 132) para exigir transparencia informativa a Televisa y Televisión Azteca, y en el llamado a una marcha nacional “anti EPN” que tendrá lugar el 26 de mayo. Todo esto tiene, por supuesto, varias aristas (el asunto es natural e ideológicamente polisémico), y la que me interesa discutir aquí es la relacionada con su lógica electoral, con el hecho de que el efecto anti-Peña Nieto que vemos con más claridad desde el 11 de mayo parece funcionar a favor de Josefina Vázquez Mota, la candidata oficial. El razonamiento es que la proliferación de discursos y acciones contra EPN en el espacio público simbólico y físico favorecen la circulación de información y argumentos, y de presión colectiva e interpersonal para que simpatizantes del carismático político reconsideren o cambien su actitud. Una vez que esto ocurre, lo normal es esperar un desplazamiento de las intenciones de voto hacia cualquiera de los candidatos. La idea es que en un mercado electoral, los simpatizantes actuales del PRI que no forman parte de la red de intereses partidistas y personales en torno a esta organización, se inclinarían por dar su voto a la opción política e ideológicamente más cercana a EPN, o sea, JVM. Aquí inicia el problema.

Por razones varias, muchos pensamos que un retorno del PRI a la presidencia es un paso retrograda para nuestra democracia. Sin embargo aquí se abre un dilema en el sentido de que actuar a favor del efecto anti-Peña desencadena un efecto pro-Josefina. Es posible que este último sea voluntario o involuntario y en este sentido, opera dentro de una lógica electoral. Sin embargo, ser co-participe del efecto pro-Josefina interactúa de manera directa con la lógica de continuidad del gobierno de Felipe Calderón, y por ende, con la política antidrogas que ha significado la muerte de casi 60,000 personas desde finales del 2006. En este contexto, la científica social, Rossana Reguillo, refiriéndose a la manifestación de estudiantes de la Universidad Iberoamericana contra EPN, lamentó en su página de Facebook (el 14 de mayo) que “esa conciencia súbita” no alcanzara “para condenar por lo menos a la otra candidata, que tiene las manos manchadas de sangre y otras cosas... borrar (es un decir) a EPN de la contienda a través de "sujetos sin tacha", solamente fortalece a una candidata... no es que no haya que reprochar o bajar a EPN, lo merece... pero el tema aquí es la estrategia de cara a julio... No me cuadra...y eso que soy fan de los jóvenes y los estudiantes”.

El razonamiento de Reguillo es importante debido a que nos pide vigilar el sentido de nuestros posicionamientos como ciudadanos, de revisar las implicaciones de nuestras preferencias y acciones con carga política. Mi postura personal es que los ciudadanos informados, con conocimiento de causa (los que lo tienen saben de que estoy hablando), debemos actuar en favor del efecto anti-Peña a pesar del efecto pro-Josefina. La razón es que la maquinaria económica y política de EPN es demasiado poderosa como para andarse con estos miramientos. Y aquí entra la necesidad de desarrollar una estrategia anti-Josefina, lo cual será el objeto de mi próxima reflexión.