viernes, octubre 05, 2012

¿Regocijo en el sufrimiento de Moreira?

Esta mañana leí sobre el asesinato del hijo primogénito del ex gobernador de Coahuila y no pude recordar ningún otro caso en el que la guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón hubiera golpeado directamente a un personaje cercano a las esferas del poder político. Quizás sí lo haya, pero el asunto es que, más bien pensé en todos las madres y padres que en años recientes, han perdido a un ser querido debido a la política anti-narcóticos de Calderón. Para ellos, no hubo la solidaridad de la clase política ni de las instituciones, que ahora vemos en el caso Moreira.

En lo personal, no sentí ninguna simpatía por Moreira, el ex-gobernador, y no pude más que recordar aquel periodo de la administración de Felipe Calderón, cuando la postura oficial era insinuar que las víctimas de la guerra contra el narco provenían de las filas del crimen organizado. Lo que me lleva a pensar que, más allá de lo que estamos dispuestos a decir en público, hay un cierto regocijo colectivo (aunque silencioso) en el sufrimiento de Moreira, lo que infiero única y exclusivamente del silencio sobre el tema de mis contactos en Facebook.

¿O soy el único que se siente así?