martes, agosto 04, 2009

El 5 de Julio: la alternancia perversa

La victoria del PRI en las elecciones intermedias del 5 de julio deja la sensación de que los mexicanos estamos relativamente bien habituados a una alternancia política sin sobresaltos. Bien por México en este sentido. Ser testigos de la tunda que recibió el PAN es también razón de gozo, pues este partido parece no haber entendido que en una democracia se gobierna para todos, y no para los grupúsculos provincianos que le hacen la corte. Casi podría apostar que el PAN perderá también la presidencia en el 2012, pues el panorama actual y futuro previsible permiten aventurar que el sexenio de Felipe Calderón enfrenta ya su ocaso. Lejos de alegrarse por una previsible victoria del PRI hay que decir que la sociedad debe vigilar con celo las acciones de este partido en las congresos locales y federal donde será ahora la facción dominante. Es claro que sus ambiciones de recuperar la presidencia irán encaminadas a bloquear cualquier forma de progreso para el país que pueda interpretarse como un acierto de la actual administración.